María Guadalupe Ramos Ponce

Por Dania Palacios/Gaceta UDG

Investigadora de la Universidad de Guadalajara fue elegida como asesora suplente de la Sociedad Civil para México de ONU Mujeres

Profesora-investigadora del Centro Universitario de la Ciénega y activista, María Guadalupe Ramos Ponce, fue elegida como asesora suplente de la Sociedad Civil para México de ONU Mujeres.

La impulsora de la implementación de la Alerta de Violencia contra las Mujeres en ocho municipios de Jalisco, conformará a partir del mes de abril y durante dos años, un grupo honorario de asesores para el empoderamiento de las mujeres, con el fin de lograr el avance en la equidad de género en México desde la organización internacional.

En sus labores, la también investigadora del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) nivel 1, estará en estrecha comunicación con ONU Mujeres desempeñando funciones de asesoría y abogacía por los derechos de las mujeres y las niñas.

¿De qué manera influye este nombramiento en tu trayectoria en la defensa de derechos humanos?

Es la primera vez que yo participo, en realidad es algo honorífico, y es para aportar desde la sociedad civil y la academia; es tener todas las miradas, incluyendo la institucional y cómo se promueven los derechos humanos desde la ONU. Lo que ahí se está discutiendo y trabajando por supuesto que fortalece mi trabajo académico y en la investigación, pero también como activista en la defensa de los derechos humanos y las herramientas para la defensa de las mujeres. Desde mi expertise, que son los temas de violencia contra las mujeres y feminicidio, es como estaré abonando al grupo.

 

En México, ¿cuáles siguen siendo los temas de lucha por los derechos de la mujer?
Son varias problemáticas, una es reducir las brechas de desigualdad y el otro tema sustancial es el de la violencia, y en las violencias están varias cosas: desde no estar en los espacios políticos importantes, en los espacios de decisión, eso también es violencia; mientras las mujeres sigan discriminadas, excluidas, es una forma de violencia. Por supuesto la desaparición, el feminicidio, que en unos lugares se acentúa más, la estadística oficial se menciona que son siete mujeres que son asesinadas diariamente en nuestro país. Esa cifra es alarmante. Son varios rubros donde nuestra mirada debe estar puesta.

¿Cómo ha evolucionado la lucha feminista?
El movimiento feminista sigue, se fortalece ahora con las jóvenes que tienen nuevas formas de luchar, como el ciberactivismo, por ejemplo, las redes sociales forman parte de las herramientas que las feministas jóvenes utilizan y que nos hacen a las otras feministas voltear los ojos en otras formas de hacer incidencia política. Los retos y desafíos son más grandes, ahora los micromachismos y otras formas sutiles requieren de otras formas para enfrentarlos. Yo hablaría de los feminismos. Por ejemplo las luchas feministas que tienen las indígenas o las mujeres negras en nuestro país, que han tenido borramiento total en nuestra historia, hay que rescatar todas estas visiones que hay que tener presente en las diversidades.

 

 

Anuncios