El bienestar animal y las prioridades de las empresas

El bienestar animal y las prioridades de las empresas | La Crónica de Hoy - Jalisco

Foto: Igualdad Animal

Un nuevo análisis confirma que el bienestar animal se ha posicionado en la lista de prioridades de las principales empresas de alimentos del mundo. Éste,  está recogido en el quinto reporte anual de Business Benchmark on Farm Animal Welfare (BBFAW), un índice de referencia global sobre la gestión de bienestar de los animales de granja.

Según el reporte, entre las políticas a adoptar más aceptadas se encuentran la restricción en el uso de antibióticos y evitar el confinamiento estrecho. De las 99 empresas evaluadas, alrededor del 65% ya establecieron objetivos con respecto al bienestar animal.

A pesar de que para algunas compañías globales de alimentos el bienestar animal aún no está dentro de su agenda, Nicky Amos, director ejecutivo de BBFAW, considera como algo sumamente positivo el hecho de que 26 compañías hayan subido al menos un nivel en su desempeño durante los últimos 12 meses.

Para Amos ésta “es una clara indicación de que la industria alimentaria finalmente está empezando a considerar el bienestar de los animales de granja como una importante cuestión comercial”.

El informe también habla sobre el notable cambio en la forma en que las empresas de alimentos están abordando el tema. Para ellas se trata de grandes oportunidades financieras, en cuanto a su reputación y reconocimiento.

Una encuesta de Eurobarometer de 2016 apoya lo anterior al señalar que cuatro de cada cinco consumidores europeos desean ver mejoras en cuanto al bienestar de los animales en las granjas. Además, más de la mitad de los encuestados reconoce buscar sellos de bienestar animal en los productos al hacer las compras.

Otro aspecto positivo es que muchas empresas han reconocido que estas oportunidades financieras no se limitan al área de los productores orgánicos o saludables ni al de las marcas Premium. El mercado se extiende a todas las oportunidades que permitan un acceso a gran escala y rentabilidad futura.

Gran parte de estos avances en la adopción de políticas de bienestar animal por parte de las empresas en las granjas se deriva de que organizaciones como Igualdad Animal muestran al mundo cómo viven, sufren y mueren los animales actualmente en la ganadería industrial y los consumidores piden opciones compasivas en su consumo.

Por ejemplo, Igualdad Animal ha mostrado cómo viven las gallinas en las granjas de producción de huevos en México. Pasillos y pasillos con barrotes en varios niveles, olor a excremento, ruido y desesperación. Sus patas se asoman entre los hierros, no pisarán la arena nunca, sus uñas acabaran dejándolas atrapadas entre los barrotes. Jamás extenderán sus alas, se pisarán unas a otras por el poco espacio, pasarán hambre y sed al forzarlas a desplumarse. Muchas morirán por estas causas o por otras, nunca tendrán ayuda veterinaria y agonizarán hasta terminar su vida.

Algo que sucede de forma similar en muchos países pero que en algunos como en Estados Unidos debatieron si debería continuar siendo así. En Massachusetts, se debate una propuesta que aspira a acabar con las jaulas en la ganadería industrial para siempre. La aprobación de esta iniciativa significaría dar los pasos para que en ningún lugar de ese estado hubiera una gallina que no pudiera darse la vuelta en la jaula, tumbarse o extender sus alas. Algo tan básico como eso, debe reconocerse en la ley.

Lo mismo con los cerdos, otro de los animales que sufren en masa la producción industrial. Los granjeros aseguran que emplean jaulas porque, además del ahorro de espacio, les facilita la alimentación, la limpieza y la medicación de los animales. Pero entrar en una nave donde hay confinados cientos de cerdos, esos aspectos para facilitar la vida del granjero no parecen un argumento de peso. Igualdad Animal muestra cómo es la vida de los cerdos desde que nacen hasta que son enviados al matadero en realidad virtual con su proyecto iAnimal.

Otras campañas ponen el foco en acabar con las jaulas también en otro tipo de industria: la de carne de pollo. Se trata de uno de los animales que más se crían para consumo humano y que peores condiciones de vida tiene antes de su sacrificio. Son apilados nada más al salir del huevo, desechados si tienen algún tipo de anomalía, son amputados sus picos con un dolor extremo, empujados a agredirse los unos contra los otros por la falta de espacio. Esto para conseguir su carne porque la industria del huevo directamente ‘elimina’ a los machos nada más nacer porque no ponen huevos y son ‘inservibles’ para carne.

Si quieres saber cómo ayudar a los animales en México te invitamos a visitar nuestras dos más recientes investigaciones: LaVidaEnUnaJaula.com y RastrosDeMexico.com, o a DescubrirLaComida.com donde podrás conocer las prácticas comunes en la ganadería industrial y al suscribirte recibirás un recetario completamente gratuito y los mejores tips para una vida más compasiva.

lg

 

Anuncios