Van 115 feminicidios, no 42, asegura Cladem

SON MÁS. Las muertes están por arriba de lo anunciado, asegura la organización. (Foto: Humberto Muñiz)

El gobierno de Jalisco dio una cifra sobre feminicidios alejada de la realidad, aseguró Guadalupe Ramos Ponce, representante del Comité de América Latina y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem). Mientras que la administración estatal contó 42 el año pasado, la organización asegura que son 115.

“Hay un número importante que son asesinatos de pareja, que nosotros le llamamos feminicidio familiar íntimo y que encaja perfectamente en el feminicidio; son estos asesinatos por el ejercicio de control y demás, y los consignaron como parricidio”, aseguró Ramos Ponce.

Por otro lado, Érika Loyo Beristáin, titular del Instituto Jalisciense de las Mujeres, aseguró que desde que se declaró la alerta de género en ocho municipios del estado se redujeron los feminicidios.

“Creo que cuando se habla de que la alerta no ha resultado, se habla un poco del tema en cuanto a la percepción que tienen las mujeres sobre la seguridad en los diversos tipos y modalidades de violencia y que es muy válida; ¿qué significa esto? Que no perciben que haya mayor patrullaje, que no perciben que los espacios públicos puedan ser seguros y para ellas, que no perciben que haya certeza o seguridad en sus trayectos por la ciudad”.

Reconoció que hace falta trabajo territorial para prevenir la violencia contra las mujeres. Además, es necesario adecuar el protocolo de feminicidios a la práctica cotidiana de los policías, Ministerios Públicos y peritos.

Sentencia ejemplar

Que la sentencia en el caso de Imelda Virgen ayude a que otras mujeres en el estado obtengan justicia y esto evite que otras sean violentadas esperan 13 asociaciones civiles.

Miembros de Cladem, del Observatorio Ciudadano Nacional del Feminicidio (OCNF), entre otras, temen que los acusados de asesinar a la académica de la Universidad de Guadalajara (UdeG) en 2012 salgan libres o que obtengan sentencia reducida.

Esto debido a que el esposo de Imelda, Gilberto Enrique Vázquez Cortés, aseguró que su confesión fue lograda con tortura.

Las activistas lamentaron la actuación del juez Décimo de lo Penal, José Armando Espinoza Niño, quien lleva el caso: “Lo habían estado alargando todo el tiempo y de pronto, cuando queda la única prueba que queda por desahogar, es de las víctimas en donde se trata de demostrar que no hubo tortura, entonces cierran la instrucción”, explicó Ramos Ponce; solicitaron que Espinoza Niño sea retirado del caso.

Las organizaciones civiles y familiares de Imelda enfatizaron que la sentencia para los cuatro imputados debe ser con perspectiva de género, es decir, que tome el contexto de violencia que sufrió Imelda por el hecho de ser mujer.

“Fue un asesinato por razones de género; a ella la asesinó su esposo por una cuestión de control y de ejercicio de poder. Él lo dijo claramente: ‘Si no es mía, no es de nadie’”.

 

HJ/I

 

Anuncios