En Poncitlán exigen construir tres pozos

RECLAMO AÑEJO. Pobladores quieren agua libre de metales. (Foto: Grisel Pajarito)

La única manera que han encontrado para evitar la muerte por daño renal en cinco comunidades de Poncitlán es construir tres pozos en la zona de donde el agua no salga caliente, señaló Jaime González González de representante de San Pedro Itzicán.

Los habitantes de las cinco comunidades afectadas por esa enfermedad debido a la calidad del agua que beben acudieron al Congreso del Estado a pedir ayuda de los diputados para que autoricen modificaciones al presupuesto para construir los pozos, que rondan en 2.5 millones de pesos cada uno.

Jaime González señaló que tienen mucho tiempo con esta problemática y nadie los ayuda de verdad.

“Tenemos de tiempo batallándole y nosotros venimos para exigirles que nos echen la mano, o sea, no pelearnos con nadie, hacer grupo para unir fuerzas y llegar al fondo del problema que se está dando”, puntualizó.

Los habitantes señalaron que están asentados en una zona volcánica donde por cada perforación sale agua caliente, y aunque le pusieron un enfriador, no es una solución porque no le quita lo sulfuroso ni los metales al líquido.

Juan Díaz Flores, representante de Agua Caliente, señaló que en su comunidad están perforando un pozo, pero faltan dos.

“Que nos perforen pozos de agua buena, porque hay una parte que divide el cerro y hacia otro lado del cerro hay agua buena, entonces la parte donde estamos nosotros como es zona volcánica en donde quiera que perforen van a encontrar agua mala”.

Las comunidades afectadas son Agua Caliente, Zapotera, Santa María de la Joya, San Pedro Itzicán y Chalpicote, con 400 enfermos, de los cuales 40 requieren diálisis.

Cada hemodiálisis cuesta entre mil 800 y 2 mil pesos, y los pobladores carecen de este recurso para pagar; aunque venden sus tierras, no logran evitar la muerte.

Actualmente hay 400 enfermos y 40 con diálisis, sobre todo menores de 18 años.

En este año han muerto dos menores, de 16 y 6 años, situación que los tiene preocupados, dijo Díaz Flores.

“Mientras aquí el gobierno hace oídos sordos, nosotros estamos llorando a nuestros muertos y no se vale. Van como unos siete (muertos este año) y como 12 (el año pasado)”.

Admitió que tienen mala alimentación y que primero quieren atacar el problema de la calidad del agua; también piden fuentes de trabajo para salir de la pobreza.

Los diputados locales aprobaron un acuerdo para pedir al Ejecutivo que destine recursos para la construcción de la infraestructura hidráulica necesaria para Poncitlán.

También se pide una mesa de trabajo entre gobiernos estatal y federal y Poder Legislativo para construir rutas inmediatas de acción.

 

HJ/I

 

Anuncios