Igualdad Animal: ¿Por qué amamos a perros y gatos y nos comemos a vacas, cerdos y pollos?

Igualdad Animal | ONG de defensa animal | crónica Jalisco

Foto: Especial

Algo no encaja en nuestra manera de ver a unos y otros animales. Muy dentro de nosotros, en un lugar entre nuestro cerebro y nuestro corazón, el interruptor de la empatía hacia los animales de granja permanece oculto. Las luces de la publicidad de la cruel industria cárnica mantienen distraída nuestra capacidad de ponernos en su lugar.

Estás en el sofá. Tu perro o tu gato se acerca a ti, se para, te mira y tú le devuelves la mirada. Observas sus ojos, su mirada te cautiva: sabes que tras ella hay alguien que te quiere y a quien quieres.

No podrías soportar ver sufrir a tu perro o a tu gato. Pero, ¿sabes qué? Hay quienes solo verían en ellos comida. Los matarían y se los comerían.

Seguro que la sola idea te repugna y te indigna. ¿Cómo podría alguien comerse a un perro o a un gato? ¿Es que no ven sus miradas?, ¿no saben que tras ellas hay alguien a quien querer y que nos quiere?

Hasta aquí todo normal. Lo tenemos claro: nuestros perros y gatos son nuestra familia y les queremos. Ellos no son comida: son nuestros amigos.

Pero la cosa se complica: ¿sabías que los cerdos son animales con mayor inteligencia que perros y gatos?, ¿que, de hecho, su inteligencia es comparable a la de delfines y chimpancés?

¿Sabías que los pollitos empiezan a comunicarse con su madre incluso antes de salir del huevo y que pasan los primeros días de vida emitiendo un característico piar para que su madre sepa dónde están en todo momento?

¿Sabías que las vacas pasan días enteros mugiendo, desgarradas por el dolor de ser separadas de sus hijos, los terneros y terneras que nos abastecen de carne? ¿Y que eso les sucede una vez tras otra, en cada parto, tras ser inseminadas artificialmente una y otra vez?

¿No son todos estos rasgos de los animales de granja muestra de que también hay alguien tras sus miradas? Si vivieran con nosotros y fueran ellos los que se aproximaran y nos miraran, ¿nos los comeríamos igualmente?

¿Son comida los perros y gatos? ¿Lo son las vacas, cerdos y pollos?¿Que sentiría alguien que convive con un cerdito como lo haces tú con un perro o gato si nos lo comiéramos?

Y la pregunta más importante de todas: en un mundo en el que podemos alimentarnos perfectamente sin dañar a los animales, ¿por qué elegir comérnoslos?

Algo no encaja en nuestra manera de ver a unos y otros animales. Muy dentro de nosotros, en un lugar entre nuestro cerebro y nuestro corazón, el interruptor de la empatía hacia los animales de granja permanece oculto. Las luces de la publicidad de la cruel industria cárnica mantienen distraída nuestra capacidad de ponernos en su lugar.

Mientras en un infernal e inhumano matadero cerca, muy cerca de nosotros, un animal espera su turno en la fila, camino del matarife. Sus preciosos ojos observan aterrados alrededor, pero no tiene escapatoria.

A menos que nosotros decidamos hacer algo por él y por todos los que vendrán después.

¿Lo haremos?

La revolucionaria obra de Melanie Joy disponible en México

La conocida obra de Melanie Joy “Por qué amamos a los perros, nos comemos a los cerdos y nos vestimos con las vacas”, publicada en castellano por la Editorial Plaza y Valdés en colaboración con Igualdad Animal, ya está siendo distribuida en México a través del Fondo de Cultura Económica.

¿Por qué comemos unos animales y no otros? ¿Por qué elegimos comer unos animales y no otros? ¿Por qué eliges comer animales?

La autora responde a estas y otras preguntas en esta obra revolucionaria en la que explica qué es el carnismo, el invisible sistema de creencias que compone nuestras percepciones sobre la carne que comemos haciendo que amemos a algunos animales y nos comamos a otros sin saber por qué.

Dando luz a estos mecanismos invisibles del carnismo, Joy hace que sus lectores puedan estar mejor informados como consumidores y que la ciudadanía se empodere para tomar sus propias decisiones.

Melanie Joy, psicóloga social, afirma que este fenómeno se explica por un proceso de negación. Hacemos caso omiso de los hechos: de la capacidad de conciencia de los animales, de su capacidad para sentir dolor, de las crueles prácticas ganaderas, de que no necesitamos comer carne y de que, por lo general, sin ella viviríamos más y mejor.

«Una lectura obligada para todo el que esté interesado en saber más acerca de qué comemos y por qué.» — Kathy Feston, autora de Veganist, éxito de ventas según The New York Times.

Contacto

Web: www.igualdadanimal.org

Facebook: www.facebook.com/igualdadanimalmexico

Instagram: @igualdadanimalmexico

Twitter: IA_Mexico

Correo: info@igualdadanimal.mx

mac

Anuncios