Resiste abandono Normal de Atequiza

Publicado: diciembre 21, 2014 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:
  • Los baños están en la misma situación, o peor… pues las cañerías están tronadas. Foto: Alejandro Madera
  • La alberca está convertida en una poza para la basura. Foto: Alejandro Madera
  • Normalistas de Atequiza están en huelga; piden destitución de su director. Foto: Alejandro Madera
  • Ventanas rotas y descuido general, se aprecian en la Normal de Atequiza. Foto: Alejandro Madera
  • Paulatinamente, la Escuela Normal Rural de Atequiza se convierte en bodega. Foto: Alejandro Madera
  • En los últimos diez años, espacios que servían para la formación de los estudiantes se convirtieron en espacios donde guardan cosas inservibles. Foto: Alejandro Madera
  • El recinto, considerado ejemplar en la década de los años 60 y 70, por la calidad de sus maestros y servicios, pasa por una situación de abandono. Foto: Alejandro Madera
  • Uno de los lugares que servían para el sustento de los jóvenes, es el galerón donde guardaban semillas; hace años está cerrado. Foto: Alejandro Madera
  • Aunque sirven los hornos, la panadería también fue clausurada. Foto: Alejandro Madera
  • Dormitorios para estudiantes se convirtieron en bodegas. Foto: Alejandro Madera
  • En los dormitorios actuales cada vez es más difícil dormir. Foto: Alejandro Madera
  • La cocina, como la bodega de alimentos, se infestó de ratones. Foto: Alejandro Madera
  • En la Normal estudian 433 alumnos y hay un cuerpo administrativo de 120 personas. Foto: Alejandro Madera
  • Normalistas señalan que entre el personal administrativo hay aviadores, ‘influyentes’ que terminan por no hacer su trabajo. Foto: Alejandro Madera
  • La semana pasada, estudiantes se manifestaron en el Centro tapatío para exigir mejor infraestructura. Foto: Alejandro Madera
  • En la manifestación, llevaron colchones como estos: infestados de chinches. Foto: Alejandro Madera
  • El abandono se aprecia en las canchas de basquetbol. Foto: Alejandro Madera
  • Igualmente, en las de futbol. Foto: Alejandro Madera
  • Los baños están en la misma situación, o peor… pues las cañerías están tronadas. Foto: Alejandro Madera
  • La alberca está convertida en una poza para la basura. Foto: Alejandro Madera
Alejandro Alvarado/mural

Guadalajara, México (21 diciembre 2014).- El abandono consume sus entrañas.

Donde fue dormitorio de normalistas hoy es bodega de cachivaches, el gimnasio terminó por ser la casa del personal administrativo, y la panadería, peluquería y el galerón donde guardaban semillas, están cerrados con candado.

“Ha tenido una decadencia académica. Se jubilaron maestros de mucha experiencia, con didáctica y pedagogía; al personal nuevo le falta empaparse, saber qué es la verdadera Escuela Normal Rural”.

Leticia Ramos
Maestra

Hace 10 años que la Escuela Normal Rural de Atequiza entró en proceso silencioso de cierre.

Primero se clausuraron espacios que enriquecían la formación de los jóvenes y luego fueron los que permitían sustento, narran estudiantes.

“Quieren cerrar poco a poco, los directivos nos van quitando espacios”, expresa Joel, uno de los normalistas.

La Escuela Miguel Hidalgo está en protesta. Exigen que se destituya al director José Abel Ascencio porque amenazó a estudiantes para que no se manifestaran; protestan por la represión que ejerció la Fuerza Única cuando apoyaron a campesinos que pedían mejor precio del maíz.

Y definitivamente, exigen que el Estado se responsabilice y mantenga en buen estado la Normal, que se desmorona en sus paredes, que su cocina y almacén está infestados de ratones, y que no tiene ni lo básico: papel higiénico y jabón de manos.

Dormir no es fácil aquí. En las habitaciones el viento de la madrugada se cuela por los cristales quebrados, los colchones tienen resortes de fuera, y el olor fétido que llega proviene de los baños; no están sucios, pero el drenaje tronó hace años.

“Aparte de que son precarias las condiciones, los mismos estudiantes no cuidan”, critica Ángel, otro normalista.

La Normal se instaló en Atequiza en 1950, y desde entonces han pasado más de 80 generaciones.

Durante los años 60 y 70 la escuela representaba una opción real de una educación gratuita y de calidad para jóvenes con vocación para el magisterio, pero con el tiempo pasó por un abandono paulatino, dice el cronista Juan José Doñán.

Los normalistas de Atequiza aguantan la dejadez. Los únicos espacios que se mantienen en buen estado son los salones de clase.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s