El caso Alondra llega al teatro

Publicado: julio 22, 2011 de GDL en Información Jalisco
Etiquetas:

Foto: Cortesía

Ignacio Dávalos/Público

Señalarlo es un lugar común, pero hay ocasiones en que no cabe más que repetir que “la verdad supera la ficción”. Así lo dice el director de teatro Alberto Fabián Sahagún, quien desde hace ya 25 años dirige el grupo de Teatro Municipal en Puerto Vallarta y quien quedó impactado con la historia de Alondra, el transexual tapatío que es noticia desde hace años por habérsele retirado a su hija por el Consejo Estatal de la Familia y cuyo paradero es aún desconocido. La historia caló tanto en el espíritu del director teatral que decidió hacer una obra inspirada en la historia y llevarla al escenario. El resultado es Cartas al divino preso, que se presenta por primera ocasión en nuestra ciudad este fin de semana en el Teatro Alarife Martín Casillas.

“Yo creo que hay cosas que uno todavía se sorprende que sigan pasando en nuestro mundo. Me parece terrible que cosas como esta pasen y estoy totalmente en desacuerdo con ellas. Estos prejuicios que nos llevan a convertirnos en jueces para dictaminar lo que está bien o está mal en la vida de los demás me parecen terribles. Son lastres que todavía cargamos como sociedad, herencia de una educación inhumana y que deberíamos haber superado hace mucho”, sentencia el director de la obra.

La figura de Alondra, dice, desde que conoció la historia y conforme fue investigando más sobre ella, le pareció deslumbrante. “Creo que se trata de una persona que más allá de sus preferencias, tiene una humanidad más allá de lo que estas personas juzgaron. Creo que alguien que lucha de la manera que ella lo ha hecho por su hija es admirable. Ya ha pasado mucho tiempo y ella continúa al pie del cañón. Ese carácter a veces nos falta a muchos. Además, estaba la contraparte: procaz, de cuello estirado, con sus decisiones miopes y misóginas. De verdad que la verdad a veces supera la ficción. Por eso decidí escribir la obra”, señala.

El reparto lo integran Juan Carlos Ramírez (Alondra), Marcela Estrada (Modesta), Juan Pablo Hernández (El Birote), César Octavio (El licenciado) y Lupita Ramírez (Rosa Isela). La escenografía está a cargo de Héctor Ponce, musicalización de Willy Lobato y Oliver López en la asistencia de dirección.

El drama real se transforma en teatro y cuestiona los roles paternales.

El drama real se transforma en teatro y cuestiona los roles paternales. Foto: Cortesía

Alberto Sahagún no conoce personalmente a Alondra, de manera que el material que sirvió para la escritura fue el material periodístico del que pudo hacerse el dramaturgo. Así, se muestra a una Alondra que adopta a una niña y que cumple con su rol maternal. Luego las autoridades deciden retirarle a su hija por considerar que un transexual no puede ser un buen referente para una figura paterna. La niña es internada en un albergue para niños de la calle y Alondra no vuelve a saber más de su paradero.

“Yo creo que la obra va en el sentido de hacer conciencia de por un lado ver la valentía de un ser humano que tiene toda la dignidad para enfrentarse a un aparato que preferiría que no existiera y que no tuviera voz. Pero también para que no la miremos con lástima, sino más bien como un ejemplo de lo que ya no debería ocurrirnos como sociedad”, señala Sahagún, quien acepta que a pesar del contenido de su obra, no ha sufrido hasta ahora algún tipo de censura por parte del gobierno municipal para el que trabaja (Puerto Vallarta) o a través de alguna dependencia estatal.

Siendo una historia propia de Guadalajara, Sahagún espera que pudiera montarse una temporada completa en algún espacio escénico de la ciudad. Por lo pronto, Cartas al divino preso se presentará este viernes en punto de las 20:30 horas y el próximo domingo a las 18:00 horas en el Teatro Alarife Martín Casillas (Alcalde 1351). La entrada tiene un costo de 50 pesos.

La madre y su hija

••• Su nombre oficial es Alberto Ávila, pero desde hace muchos años ella se hace llamar Alondra. Es una transexual que vive en Tala y su hija adoptiva lleva el nombre de Rosa Isela, a quien crió desde que esta tenía quince días de nacida. Rosita, como la llama, es hija biológica de una mujer drogadicta hermana de quien fue pareja de Alondra durante más de diez años, un albañil con quien hizo vida marital durante ese tiempo. Según un acta levantada en el DIF del municipio de Tala, se asienta la custodia otorgada a Alondra, por voluntad de la madre biológica. No obstante, en 2006 la niña le fue retirada por órdenes del Consejo Estatal de la Familia en Jalisco. El 28 de octubre de 2008, la juez séptima de lo familiar, María del Carmen Mejía, ordenó que en forma inmediata “se entregue la menor Rosa Isela al señor Alberto Ávila (Alondra)”. No obstante, al acudir al albergue Niñas Desamparadas AC, donde supuestamente se encontraba la niña, le informaron que ya no estaba ahí. Hasta ahora, Alondra continúa en la búsqueda de su hija.

Guadalajara • 

Anuncios
comentarios
  1. Un placer haber eswtado en Guadalajara y esperamos volver pronto!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s