BUSCANDO JUSTICIA. Nos deben una vida libre de violencia

Publicado: julio 5, 2011 de GDL en Equidad y Justicia, Información Nacional, Represión y Derechos Humanos, Resistencias
Etiquetas:

“El feminicidio constituye  la forma más extrema de violencia basada en el género, contra las mujeres, que termina con la vida de las mujeres.

Como una forma de poder, dominación o control, explotación y subordinación”. Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio.

Zapateando / Ana Isabel Ramírez Guadarrama.“Le pido al gobernador que me ayude para que reabran este caso, que no sea uno más de todos los que han sucedido en San Cristóbal, que se ponga la mano en el corazón, porque me quitaron un pedazo de mi vida. No se vale que los asesinos estén sueltos”.

“Queremos que nos apoye la autoridad. Que el homicidio no quede impune y se castigue a los responsables. Creemos que la muerte no fue por casualidad”.

“Que el gobernador Juan Sabines Guerrero me reciba en audiencia para exponerle el caso. Tal vez él no sepa que la Fiscalía de Justicia está encubriendo al asesino y a los cómplices. Ana Laura era mi hija y con uñas y dientes la voy a defender”.

Estos son reclamos de los  padres de Reina Martínez Ortega, Gabriela del Carmen Villafuerte Torres, y Ana Laura Suárez Gómez, jóvenes víctimas del feminicidio en los años 2002, 2005, y 2007 respectivamente, en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

A los reclamos de justicia  se unen diferentes organizaciones de mujeres que salen a las calles para exigir alto a la violencia contra las mujeres, en entrevista con Norma Cacho, integrante de la marcha mundial de las mujeres (MMM)  aseguró que los feminicidios en el país han aumentado así como el hostigamiento a las defensoras de derechos humanos.

Es por esto que el pasado 8 de marzo, en conjunto con otras organizaciones, se realizó un performance político en la ciudad de San Cristóbal de las Casas, en donde el tema central fueron los feminicidios.

“El objetivo era darles nombres a las muertas, porque no son sólo cifras, tenían una vida, y al  gritar su nombre las poníamos de nuevo entre nosotras” afirmó la activista.

“Durante el último lustro se han reportado  1456 asesinatos de mujeres tan sólo en el estado de Chiapas, de los cuales  el 86 %  han quedado impunes, y solamente diez llegan a juicio, pero en la sentencia se favorece siempre al agresor”. Mencionó, en entrevista, Martha Figueroa Mier, abogada e integrante del grupo de mujeres de San Cristóbal (Colem). Estas cifras no tienen nada que ver con la información que existe en los expedientes penales, en esos  expedientes la cifra disminuye.

El trabajo de las organizaciones de mujeres ha logrado recabar las cifras de los asesinatos de mujeres en el estado de Chiapas y en San Cristóbal, son ellas quienes investigan a través de notas periodísticas y los expedientes penales, debido a que no existen cifras oficiales confiables.

LAS HISTORIAS

En San Cristóbal de las Casas, poco se ha hecho para frenar los asesinatos; los casos de Reina, Gabriela, y Ana Laura son solo algunos ejemplos por citar, en la ciudad no se habla no se dice lo que en realidad pasa, ellas fueron conocidas hasta después de su muerte.

REINA       

Tenía 24 años de edad, madre de un menor de nombre Luis Daniel Martínez,  quien para ese momento contaba con tres años de edad, era también estudiante de psicología en la Universidad  Valle del Grijalva,  y tenía la licenciatura en Educación Primaria .

La joven fue raptada por varios sujetos  el 7 de octubre de 2002,  esto sucedió al salir de la biblioteca del Carmen ubicada en el centro de la ciudad de San Cristóbal de las Casas. Los secuestradores iban en un taxi y en un Volkswagen, los hechos ocurrieron alrededor de las  21:00 hrs, a una cuadra de la presidencia municipal de dicha ciudad.

La víctima permaneció como desaparecida alrededor de 36 horas, el 9 de octubre  su cuerpo fue localizado en el parque ecológico de Cuxtitali, ubicado al oriente de la ciudad.

Las investigaciones apuntaron que Reina  había sido violada por varios sujetos y los más cruel fue que su cuerpo fue cercenado,  algunos de sus órganos no aparecieron, de los responsables detuvieron a Carlos de Jesús Ruiz Villafuerte, pero salió en libertad al pagar 50 mil pesos de fianza.

GABRIELA

Fue secuestrada el 7 de septiembre de 2005  por su novio, al salir de la Universidad  de los Altos de Chiapas en donde estudiaba. En un principio Miguel Ángel García Zúñiga, el presunto responsable, intentó engañar a la familia de Gabriela al aparentar no saber nada.

Según el ministerio público, tres días después de su desaparición la joven fue encontrada incinerada, en la carretera  que lleva al municipio de Tenejapa, cerca de la colonia Las Peras.

García Zúñiga ya había sido demandado por la madre de  la víctima en 2004 y en el acta quedaría asentado que si algo le pasaba a Gabriela él sería el único responsable, fue detenido por los delitos de privación ilegal de la libertad y homicidio.

ANA LAURA

El 13 de enero de 2007 la joven salió de su domicilio ubicado el Barrio de Guadalupe, alrededor de las 6:00 pm, en compañía de dos amigos para ir al cine, nueve horas después no se volvió a saber más de ella.

Su madre en conjunto con vecinos y familiares la buscaron durante la madrugada, pero todo fue inútil, el presunto responsable de la desaparición de Ana Laura era Fernando de Arcia Mendoza, maestro de la víctima y  funcionario de la Fiscalía de Justicia del Estado.

Durante la madrugada Olga Gómez, madre de la víctima pidió que se revisara  la casa del maestro pero nadie le hizo caso, al estar levantando el acta de desaparición la señora Olga escuchó a dos agentes de la policía mencionar  que habían encontrado un cuerpo.

Inmediatamente la señora Olga Gómez pidió ver el cuerpo, una corazonada le decía que era su hija, el cuerpo fue encontrado sin vida en el río amarillo, presentaba signos de violencia física y estaba semidesnudo.

RECUENTO

El 10 de mayo de  1989 alrededor de 150 personas entre hombres y mujeres salieron a marchar por las calles de San Cristóbal de las Casas, para exigir alto a la violencia contra las mujeres, en aquel tiempo 10 mujeres habían sido víctimas de violación en el Barrio del Cerrillo, al parecer los agresores eran una banda que  andaba en un auto.

Hoy en la zona Altos de Chiapas son asesinadas alrededor de 6 mujeres por día, sólo que no se habla, no hay cifras exactas o muchas veces se encubren diciendo “fue un asesinato pasional”, “los celos lo obligaron a matarla”, todo se infunde en un sinfín de justificaciones.

En una entrevista que CIMAC noticias le hizo a Martha Figueroa informó que; “En el 2004 fueron 12; para el 2005, 14; para el 2007, empezamos con Ana Laura y otra señora que mataron”.

Pero la realidad es que la impunidad es lo que impera en el estado de Chiapas, y en todo el país en cuanto a los feminicidios, nada se hace por  frenar esta situación, al contrario podemos ver que se marca cada vez más la violencia institucional contra las mujeres, sobre todo cuando  se habla de impartir justicia.

En Chiapas es más probable que la Fiscalía de Justicia resuelva el robo de un automóvil, a que se  consigne alguien por el asesinato de una mujer.

Martha Figueroa, quien fuera defensora de Ana Laura Suárez Gómez mencionó. “Lo que pasó en el caso de Ana Laura y de muchas otras mujeres asesinadas en San Cristóbal, es que  cómo buscar justicia si son las autoridades las responsables, materiales y directos de  todos los asesinatos”.

 Asimismo dijo: “Lo que está pasando en Chiapas, es lo mismo que ocurre en Ciudad Juárez pero a otros niveles, es decir y como ocurrió con Maricela Escobedo, aquí  no han mandado matar a doña Olga, madre de Ana Laura, pero poco les falta”.

A más de  cuatro años de que  se estableciera “La ley general de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia”, el Estado mexicano  no ha aplicado debidamente la impartición de  justicia, y a pesar de algunos avances  en materia legislativa, se demuestra la ineficacia  en la aplicación de la normatividad y de las políticas públicas.

Según el Observatorio Ciudadano Nacional de Feminicidio (OCNF), “dentro de la información recabada  se desconocen variables importantes para llevar a cabo una adecuada investigación en los casos de asesinatos  de mujeres, como lo es que, en 841 casos 69% no se cuenta con información para establecer el motivo que desencadenó el asesinato de las niñas y mujeres y en 691 casos se desconoce la relación de la victima con el victimario”.

“La información proporcionada por las procuradurías en 18 estados de la República, quienes reportan un total de 1 728 homicidios dolosos de enero de 2009 a junio de 2010, de los cuales sólo 13 estados proporcionaron información suficiente para determinar que 1076 constituyen feminicidios; es preocupante señalar que de éstos, solo 40 casos han obtenido alguna sentencia desconociendo si ya son condenatorios”, según investigaciones del OCNF.

El OCNF logró documentar de enero a junio de 2009 los siguientes datos: son las mujeres de  entre 21 a 30 años el más  alto índice con un porcentaje del 23 % de homicidios  dolosos en su contra, mientras que  el estado de México es el que mayor índice de feminicidios presentó   con un total de 89 asesinatos, la  causa de muerte de las mujeres asesinadas con un 18 % se realizan con armas de fuego y punzocortante, los hallazgos de los cuerpos de las víctimas se localizan en lugares públicos que constituyen un 31 % y en otros casos la información es negada.

Es importante resaltar que  los motivos de muerte no son totalmente aclarados ya que en un 18% de los casos la autoridad desconoce, mientras que el 73 %  se niega  la información, así mismo el porcentaje de los casos resueltos es muy bajo  solo un 2 % han llegado a sentencia, y el 45 % la información es negada.

Debido a la ineficacia para garantizar a las mujeres una vida libre de violencia, podemos decir que, es el Estado mexicano, y como sucedió en el estado de Chihuahua, el responsable por la violación a los derechos, la integridad y libertad personal por parte del Estado, y por la falta de justicia a las víctimas de feminicidios.

Hay que recordar que los asesinos de las mujeres no son seriales o enfermos mentales, son hombres comunes y corrientes, que un día se les ocurre  simplemente  asesinar a una mujer.

Los feminicidios son un claro ejemplo de la manifestación de un castigo  para las víctimas, asimismo, es un mensaje a la sociedad, para decir que las mujeres  pueden ser violadas, asesinadas y no hay quién imparta justicia.

Debemos recordar que las mujeres  no son objetos, no pueden seguir siendo víctimas de  todo un sistema, debemos exigir justicia, alto  a los feminicidios,  las mujeres merecen una vida libre de violencia. Porque  son libres y nadie tiene el derecho de arrebatarles la vida.

8 de marzo en San Cristobal. Foto: Saskia Miriam Hernández Paniagua

FUENTES ELECTRÓNICAS CONSULTADAS:

 http://www.cimacnoticias.com/site/09120102-CONTEXTO-Asesinatos.40255.0.html

http://www.cimacnoticias.com/site/09082501-Dictan-manana-sente.39118.0.html

http://www.cimacnoticias.com/site/09113001-REPORTAJE-Ana-Laura.40234.0.html

http://www.chiapas.contralinea.com.mx/archivo/2007/mayo/htm/Herran_Salvatti.htm

ENTREVISTAS:

 Norma Cacho. 8 de marzo 2011

Martha Figueroa Mier (abogada. 8 de marzo 2011

BIBLIOGRAFIA:

Observatorio Ciudadano  Nacional de Feminicidio “Una mirada al feminicidio en México”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s